¿Cómo guardar un saco de dormir de forma fácil? (Principiantes)

Cualquier persona que desee acampar debe conocer como enrollar y guardar un saco de dormir. No todos tienen la misma forma o tamaño, incluso pueden aceptar distintos métodos de almacenamiento.

¡Por eso te ofrecemos 2 FORMAS de guardar tu saco o bolsa de dormir!

Es importante saber que las fibras de los sacos de dormir pueden verse afectadas por como sean guardados, si ejercemos mucha fuerza y lo enrollamos con demasiada presión estas irán sufriendo daños y disminuir su vida útil. Un punto a tomar en consideración es que estos métodos se utilizarán únicamente cuando realicemos alguna expedición o vayamos de camping, mantener los sacos de dormir enrollados dentro de sus fundas por largos periodos también afecta las fibras de su relleno, por lo cual es recomendable guardarlos colgados, enrollados suavemente o en una bolsa de malla grande que le permita tomar aire.

Primero que nada debemos analizar el espacio del que se dispone en el equipaje, por ejemplo, si el saco de dormir posee un cordón o tiras ajustables podríamos enrollarlo con suavidad aunque no quede tan compacto y clipearlo (sujetarlo) a nuestro bolso. Si por el contrario necesitamos ganar espacio, enrollarlo y meterlo en su funda será la opción idónea para comprimirlo.

Método 1

A continuación les mostramos el primer método, recomendado para PRINCIPIANTES o cuando hagamos travesías cortas.

Paso a Paso para doblar y guardar un Saco de Dormir compacto

  1. Estirar el saco de dormir, lo ideal es hacerlo en una superficie plana como el suelo y es importante constatar que esta no esté sucia o mojada.
    Estira Saco de dormir
  2. Cerrarle la cremallera o cierre y alisarlo, pasando la mano para sacar todo el aire contenido en su interior y poder ahorrar espacio.Cierre doblar saco de dormir
  3. Doblar el saco por la mitad a lo largo, así quedara más pequeño al momento de enrollarlo. De tener capucha, doblarla de forma que quede dentro de las dos mitades.
    Doblar saco de dormir
  4. Enrollar el saco desde el extremo inferior lo más ajustado posible y sin dejar bolsas de aire dentro de este (si resulta muy engorroso puedes ayudarte con las rodillas para mantener la presión).
  5. Algunos sacos de dormir vienen con unas tiritas para mantenerlo ajustado luego de enrollarlo, de no tenerlas no hay ningún problema, se procede a guardarlo dentro de la funda con cuidado de no perder la presión y cerramos con el método que esta posea, si tiene varias tiras en su exterior para compactar aun más, debemos ir ajustándolas poco a poco sin forzar demasiado la funda.

Esta es una forma genérica de como doblar un saco para su fácil empacado y que se recomienda para usos cortos, solo unos pocos días. No es recomendable guardar el saco siempre de igual forma para evitar que tome forma o que se apelmace el relleno.

Método 2 (Recomendado)

Ya mencionamos una forma sencilla y estructurada para guardar el saco de dormir, sin embargo, si bien es fácil, no se recomienda ese método para personas que utilicen su saco constantemente.

El doblado del  saco de dormir juega un rol importantísimo en el tiempo de vida que tendrá. De esto dependerá la distribución de las fibras internamente y, si siempre quedan acumuladas o divididas en los mismos lugares, habremos roto y dado una forma fija a las fibras. Eso es específicamente lo que NO queremos.

Forma Ideal de guardar un saco o bolsa de dormir

La forma ideal es simplemente ir guardando el saco dentro de la funda, si comienzas por la parte superior, extrae lo más posible el aire al saco para guardarlo con mayor facilidad. Requiere algo más de paciencia pero es la mejor forma de proteger el relleno y extender la vida del saco.

Los pasos serían:

  1. Estirar el saco de dormir, en una superficie plana que esta no esté sucia o mojada.
  2. Cerrarle la cremallera.
  3. Sacar el aire al saco, puedes ayudarte con el antebrazo e ir «planchando» de la zona de pies a la parte superior.
  4. Guardar el saco de a poco en la funda desde algún extremo.
  5. Ajustar al tamaño deseado. 

Video de ejemplo

Hicimos un video corto ejemplificando el método a seguir, para ahorrar tiempo y hacerlo más sencillo de apreciar utilizamos una bolsa de dormir pequeña. Más adelante esperamos tener otros ejemplos con diferentes tipos de saco e implementos.

Es bastante sencillo pero lleva tiempo. Es muy probable que nos encontremos con una funda llena antes de terminar de guardar el Saco, esto es normal. De ocurrir, aconsejamos lo siguiente:

Consejos para Guardar la Bolsa de Dormir

  • Usar el peso corporal para comprimir y poder guardar completamente.
  • Hay quienes se ayudan con las rodillas, sentarse sobre lo que llevamos dentro de la funda, incluso acostarse sobre los Sacos, como ya mencionamos, lleva tiempo este método.
  • Guardar siempre de forma diferente. Podemos turnar el guardado desde la parte superior, inferior o atrevernos a guardar como primero agarremos el Saco. Evitando doblar siempre de igual forma extendemos la vida útil.

Contrario a lo que se pensaría, ayudarse de esta forma con el peso corporal no deteriora la bolsa de dormir porque siempre que se comprima en partes diferentes se mantendrán distribuidas las fibras y se conservarán en mejor estado.